Angel Food Cake

... Absolutamente delicioso... Este es el veredicto tras probarlo.
Hacía bastante tiempo que tenía en mente prepararlo, pero me costó trabajo encontrar el molde, menos mal que mi querida Lola estuvo al quite con el AIG y fué uno de sus maravillosos regalos... una vez más gracias Lola!!!
La primera receta publicada de la que se tiene constancia, a dia de hoy, parece ser la publicada en el libro 'Mrs. Porter's New Southern Cookery Book', Mrs. M. E. Porter [1871] (p. 223), pero, por lo demás, poca información ha trascendido acerca de sus orígenes. Algunos historiadores creen que los primeros en prepararlo fueron los esclavos africanos de américa del sur, ya que se necesitaban brazos fuertes para montar las claras de huevo (aún no existían los batidores, claro), y de hecho, es uno de los platos típicos que se preparan para el picoteo que se ofrece tras los funerales afroamericanos.
Por lo demás, poco se sabe, como he dicho antes; el tema del nombre parece ser que viene por su textura esponjosa y ligera y el color blanquísimo de su interior... comida de ángeles. Y la verdad es que es exactemente así... recuerda a las nubes de golosina... pero mas natural, no se, hay que probarlo.
Por cierto, por raro que parezca es relativamente poco calórico y, casi lo mejor de todo, poco 'colesterólico' (vamos, que tiene poco colesterol); tiene unas 137 Kcal por ración, y solo 0,1 gr de grasas... vamos, que casi no hay excusas para probarlo.



ANGEL FOOD CAKE
Fuente: Libro 'Mastering Cakes' Williams Sonoma

INGREDIENTES:
9 claras de huevo
100gr harina tamizada
200gr azúcar
1/4 cdta de sal
1 cdta de cremor tártaro
2 cdtas de extracto de vainilla
2 cdtas de extracto de almendras

PREPARACIÓN:
Precalentar el horno a 170º.
Poner las claras, la sal y el cremos tártaro en el vaso de la thermomix y batir 1 min para disolver completamente el cremor tártaro. Colocamos la mariposa en las cuchillas y programamos V3-4 sin tiempo. Cuando veamos que las claras están montando y forman picos blados, bajamos la velocidad a V2 y comenzamos a incorporar el azúcar a cucharadas, a razón de 2 cucharadas cada 10-15 segundos. Continuamos a la misma velocidad hasta que comprobemos que las claras están firmes.
Incorporamos entonces los el extractos de vainilla y almendra y continuamos batiendo en V2-3 durante 1 minuto.
Bajar la velocidad a V1-2 y añadimos la harina a cucharadas, esperando que no queden restos de la primera antes de añadir la segunda, y así sucesivamente hasta haber incorporado toda la harina. En este punto, las claras deberían tener un aspecto esponjosos y suave.
pasamos la masa al molde, que no debe estar engrasado, usando para ello una espátula, y asegurándonos que la masa quede repartida uniformemente y que haya llegado a la base del molde.
Introducimos en el horno y horneamos, sin abrir la puerta, durante 40 minutos; transcurrido este tiempo, si vemos que la la parte superior esta dorada, y ya no parece húmeda, la tocamos ligeramente. Si está firme, insertamos un palillo cerca del centro. Si éste sale seco indica que nuestro cake está listo. Si por el contrario sale húmedo o con restos, lo dejamos en el horno unos 5-6 minutos mas y volvemos a hacer la misma prueba pasado este tiempo. Importante, el tiempo de horneado total no debería sobrepasar los 50 minutos.
Sacamos el molde del horno, damos la vuelta y dejamos enfriar durante al menos una hora; pasado este tiempo, pasamos un cuchillo por los lados y por el borde del tubo para que se despegue y le damos la vuelta para desmoldarlo por completo. Hecho esto, dejamos enfriar unos 45 minutos más sobre una rejilla para que se enfríe por completo.


Parece farragoso, pero en realidad es muy fácil de hacer, eso si, es importante tener presentes ciertos apuntes importantes, de los que Bea da buena cuenta en su blog:
Es preferible que el molde sea de aluminio. En su defecto un molde de tubo que no sea antiadherente.
El molde no deberá tener ni pizca de grasa, para que así la masa pueda “agarrarse” a las paredes y subir. Por tanto no lo debemos engrasar con mantequilla.
El Angel Food Cake necesita enfriar boca abajo, así que tan pronto saquemos el molde del horno, le debemos de dar la vuelta colocado sobre sus patitas. Las proteínas del huevo que le dan al cake su altura se endurecerán cuando enfrien. Si no le damos la vuelta desinflarían el cake.
Desmoldar pasada 1 hora, pero no más, de lo contrario se humedecería.
El cremor tártaro de utiliza principalmente para estabilizar las claras, pero a la vez reduce el pH de la mezcla, resultando en una miga muy blanca.
Si no podemos conseguir un molde especial con patitas, tener a mano una botella de vino o similar, para poder darle la vuelta al molde mientras enfría.
A pesar de lo frágil que parece, este cake es bastante resistente cuando enfría.
La mejor forma cortarlo es con un cuchillo de sierra.



Champiñones Al Ajillo


Vuelvo a la carga porque he decidido que, aunque no tenga tiempo para arreglar los fallitos de edición que me está dando el blog, como no publique lo que tengo acumulado, al final veo que se queda ahí sin publicar, y me da pena porque hay recetas que me han encantado y no me gustaría perderlas.


Esta es una de ellas, me encantan los champiñones al ajillo, se que es una receta (por llamarlo de alguna manera) absolutamente básica y sin complicacion ninguna, pero lo que no quiero perder nunca es la forma de hacerlo en la Thermomix... que es aun mas fácil y riquisima. Pues nada, que aquí va la receta:

Champiñones Al Ajillo
Ingredientes:
30 gr. de aceite de oliva
3 dientes de ajo
500 grs de champiñones
Perejil
1 pastilla de caldo o sal
Pimienta

Preparación:
Ponemos el aceite en el vaso y programamos 4 min 100º V2. Finalizado este tiempo, ponemos la mariposa, añadimos los ajos laminados y programamos 3 min 100º V3.
Añadimos los champiñones previamente laminados, la pastilla de caldo (o sal), la pimienta molida y volvemos a programar 15 min Varoma Vcuchara Giro a la Izquierda.
Cuando falten 5 minutos para terminar añadimos el perejil picado al gusto.



Repito que es una receta muy simple, pero es riquisima y merece la pena tener siempre a mano. Además es facilmente tuneable... que nos gusta un poquito picantes, pues añadimos una pizca de cayena (a gusto del consumidor), que le queremos añadir un poco de sustancia, pues añadimos unos taquitos de jamón... imaginación al poder!... nosotros dejamos la imaginación para cuando acabemos la dieta (algún año de estos...)

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Fotitos