Cupcakes San Valentín

Bueno pues, como siempre, llego tarde... y es que no tiene mucho sentido publicar unos cupcakes de San Valentín dos dias mas tarde del citado evento; pues si, pero creo que esto ya va siendo costumbre, es mi sino.
Pues nada, sin paños calientes, aquí dejo la receta... están de vicio así que como no los iba a publicar!

CUPCAKES (fuente: ‘Cupcakes From The Primrose Bakery)

Ingredientes:
110 gr. mantequilla
180 gr. azúcar
2 huevos grandes
125 gr. harina leudante
120 gr. harina de todo uso
125 ml. leche
1 cdta de extracto de vainilla (en mi caso Princess emulsion)
Colorante alimenticio (opcional)

Preparación:
Es imprescindible  tener todos los ingredientes a temperatura ambiente, por lo que debemos sacarlos del frigorífico con bastante antelación (unas 3 horas siempre dependiendo de la zona y la temperatura ambiental, claro).
Precalentar el horno a 180º y preparar las cápsulas y la bandeja de horno.
Trabajar la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla esponje y cambie ligeramente de color; esto no puede llevar unos 4 minutos a velocidad 3 ½.
Sin parar la máquina añadimos un huevo y esperaremos a que se integre por completo antes de añadir el otro. Por último añadimos la cucharadita de extracto/emulsión.
Bajamos la velocidad a 2 ½ y añadimos la mezcla de harinas que previamente habremos tamizado. Trabajamos unos minutos hasta que la mezcla sea homogénea y listo! (en caso de que quieras teñir la masa, este es el momento, añade unas gotas de colorante y mezclalo bien hasta obtener un color homogeneo).
Rellenamos las cápsulas mas bien poco, como a la mitad, porque la masa crece mucho.
Horneamos durante unos 10’ (depende del tamaño de las cápsulas) o hasta que comprobemos que están doraditos y al pinchar el centro del cupcake con un palillo éste sale limpio.

BUTTERCREAM (Fuente: Web Martha Stewart)

Ingredientes:
115 gr de mantequilla (Tª Ambiente)
3 cups de azúcar glass
1/2 - 1 cdta de leche (Tª ambiente)
1/2 cdta de extracto (en mi caso emulsión Princess Bakery)

Preparación:
En thermomix, ponemos la mariposa en las cuchillas, echammos la mantequilla y trabajamos en v 3 hasta obtener una consistencia de pomada. Vamos anadiendo poco a poco el azúcar glass hasta haber echado mas o menos la mitad. Seguimos trabajando unos minutos a la misma velocidad, añadimos la leche y el extracto y continuamos batiendo. Añadimos poco a poco el resto del azucar, sin parar la máquina. Continuamos batiendo hasta conseguir la textura adecuada, en total nos puede llevar unos 7-10 minutos. Para teñir el buttercream echaremos unas gotas de colorante alimenticio una vez que hayamos echado todo el azúcar glass y éste se haya integrado por completo, si el colorante es en gel, utilizaremos a punta de un palillo, cogiendo una pequeña cantidad de gel tantas veces nos haga falta hasta conseguir el color deseado.
Esta preparación puede conservarse un par de dias fuera de la nevera, o bien dentro de un recipiente hermético en el frigorífico durante una semana.

Antes de decorar los cupcakes debemos asegurarnos que están compltamente frios... una vez hecho esto, simplemente deja volar tu imaginación.
  

BAKLAVA (baklawa o baclava, del árabe, بقلاوة baqlawa)

Según indica la Wikipedia (que es más lista que el hambre) el origen del baklava se remonta a la antigua de Mesopotamia, aunque parece ser que fueron los asirios (cerca del siglo VII a.C.) los primeros en colocar unas pocas capas de masa de pan junto a nueces trituradas entre ellas, añadiendo un poco de miel y horneándolo en sus hornos de madera primitivos. Esta temprana versión del baklava se cocinaba sólo en ocasiones especiales, siendo de hecho considerado históricamente una comida para las clases acomodadas hasta mediados del siglo XIX.


En sus viajes a Mesopotamia, los marinos y mercaderes griegos descubrieron el baklava y llevaron la receta a Atenas. Con el paso del tiempo esta receta se fue modificando, incluyendo como mayor cambio la creación de una técnica de pastelería tradicional que permitía trabajar la masa hasta dejarla tan fina como una hoja (en contraposición a la textura áspera de la elaboración asiria que era similar a la del pan).

BAKLAVA

Ingredientes:
1 paquete de pasta philo o filo (10 láminas), también con pasta brick
400 gr. de frutos secos (nueces, almendras, avellanas, pistachos…)
3 Cdas de azúcar moreno
1 Cda de canela
1 cdta de nuez moscada
1 cdta de jengibre
100 gr. de mantequilla derretida

Almíbar:
250 gr de azúcar
250 gr. de agua
1 rodaja de limón (o 1 cucharada de zumo)
2 clavos de olor
1 cdta de agua de azahar

Preparación:
Es muy muy sencillo, pero hay que hacerlo con rapidez porque la pasta philo se seca muy rápido, así que antes de empezar con ella hay que tenerlo todo preparado.

En primer lugar preparamos el relleno de frutos secos; para ello los picamos finamente con un cuchillo o picadora; en Thermomix con un par de segundos de turbo basta. Hay que procurar que queden picados, no pulverizados. Añadimos el azúcar moreno y las especias a los frutos secos, mezclamos bien y reservamos.

Ahora podemos ir precalentando el horno a 180º.

Derretimos la mantequilla en el microondas, preparamos la fuente que vamos a usar y una brocha de cocina para pintar de mantequilla. Una vez lo tengamos todo listo pintamos la base de la fuente con una capa de mantequilla y abrimos el paquete de pasta philo. Cogemos una lámina, la colocamos en el fondo de la fuente y pintamos con mantequilla, cogemos otra lámina y la colocamos encima de la primera, volvemos a pintar y así sucesivamente hasta haber colocado 4 láminas. Es el momento de colocar una capa de frutos secos (más o menos la mitad). Cubrimos con otra hoja de pasta pintada con mantequilla, ponemos otra hoja encima, pintamos con mantequilla, y así hasta poner 3 láminas. Ponemos otra capa de frutos secos y cubrimos con el resto de las láminas de la misma forma que antes, es decir, una a una y pintadas con mantequilla. La última la pintamos también, para que no se queme y quede bien doradita.

Con una espátula de silicona (o algo que no corte), remeteremos bien los bordes de la masa que haya sobrado hacia los laterales; una vez hecho esto cortamos la preparación en pequeños rombos con un cuchillo bien afilado.

Ya está casi todo… a que es fácil?, pues nada, al horno unos 30-35 minutos.

Mientras se hornea, preparamos el almíbar.
En Thermomix:  ponemos todos los ingredientes en el vaso excepto el aroma de azahar y programamos 20' Varoma v1. Al finalizar el tiempo añadimos el aroma de azahar y reservamos.
Tradicional: en un cazo poneos todos los ingredientes excepto el aroma de azahar y llevamos a ebullición. Bajamos el fuego cuando haya hervido y cocinamos removiendo constantemente hasta conseguir la textura de un almíbar claro; cuando lo tengamos lo retiramos de fuego y añadimos el aroma de azahar. Reservamos.



Una vez que acabe de hornearse, sacamos la fuente del horno y dejamos reposar unos minutos. Retiramos del almíbar la rodaja de limón y los clavos,  y regamos con él el baklava aún caliente, que crujirá durante un ratito, como si o estuvieras mordiendo... se hace la boca agua solo de mirarlo. Una vez que enfríe habrá absorbido el almíbar quedando muy jugosito, pero crujiente. Ahora sí que está listo para degustar.

Se puede guardar en el frigorífico y aguanta perfectamente una semana… o al menos eso dicen yo no lo he podido comprobar, siempre se acaba antes!!!

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Fotitos