Tarta Templada de Queso y Tomate

Otro platito salado! Esta tarta no la he hecho ahora, la hice en verano, aprovechando el auge de la cosecha de tomates de mi padre... como se echan de menos ahora que van escaseando!
Tomé la idea del Blog de Canelona y la tunee un poquito, Ana también tiene una de este estilo que tengo en mente probar pues el resultado de ésta no está mal, pero creo que se puede mejorar.
Tarta Templada de Queso y Tomate
Ingredientes:
Para la masa Quebrada (pasta brisa, pâte briseé):
200 gramos de harina de repostería
100 gramos de mantequilla
1 huevo
5 gramos de sal (una cdta)
una pizca de azúcar
Para el relleno:
1 Kg de tomates (la cantidad exacta depende de lo que admita el molde)
3 huevos
1 yogur natural
300 gr de quesos variados
Sal, orégano, pimienta negra, nuez moscada
Preparación:
Primero se prepara la masa quebrada, que nos llevará porquísimo tiempo, pero es importante tener muy en cuenta que debe ser así, es decir, es una masa que apenas se debe trabajar para asegurar la consistencia adecuada.
Otra cosa importante es que la mantequilla y el huevo han de estar frios, recien salidos del frigorífico.
Ponemos en el vaso los ingredientes en este orden: harina, mantequilla (fria y cortada en dados),
huevo, sal y azucar; programamos 15 seg. V4.
Cuando termne el tiempo retiramos la masa del vaso y, sin manosearla demasido, formamos una bola que envolvemos en papel film y guardamos en la nevera, dejandola reposar una hora para que tome consistencia.
El relleno tarda poco en prepararse, por lo que podemos esperar hasta que demos el primer horneado a la base, pero lo que si podemos hacer es cortar los tomates en rodajas finas y los dejamos escurrir encima de un papel de cocina para que suelten el exceso de agua que puedan tener.
Precalentamos el horno a 180º, sacamos la pasta quebrada del frigorífico y estiramos con un rodillo (es importante hacerlo de forma lenta para que no coja temperatura y pierda consistencia). A continuación untamos el molde con mantequilla y colocamos la masa quebrada sobre él ajustándolo bien a las paredes. Retiramos el excedente de masa y pinchamos la base con un tenedor.
Horneamos hasta que comience a dorarse, momento en el cual retiramos del horno y comenzamos a poner el relleno.
Ponemos en primer lugar los tomates, salpimentamos y ponemos orégano y nuez moscada al gusto.
Añadimos parte de la mezcla de quesos, batimos ligeramente los huevos con el yogur y lo añadimos a lo anterior. Por último cubrimos con el resto de la mezcla de quesos.
Introducimos en el horno precalentado a 200º durante aproximadamente 15 min calor arriba y abajo (hasta que veamos que está doradito) y terminamos con 5 min con calor solo abajo.



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Fotitos