Hace unos dias, buscando en la red videos sobre cocineros de actualidad, vi uno que me dejó completamente trastocada; era el video de Nigella Lawson en el que hace las Totally Chocolate Chocolate Chip Cookies... me conquistó la receta.
Nigella Lawson es una periodista, presentadora de TV (en la BBC) y crítica culinaria londinense que está muy de moda en el mundillo de la cocina. Escribió su primer libro, 'How To Eat' en 1998 y se convirtió en bestseller, desde ese momento y especialmente desde la publicación de su segundo libro, 'How to be a domestic Goddess', su fama subió como la espuma. Es algo así como una especie de 'Arguiñana' británica con miles productos de merchandising y una puesta en escena diferente y agradable, además, la chica es bastante mona, sobre todo si la comparamos con cualquiera de los chefs que tenemos en la televisión española.
Estas galletas son... bestiales, aunque suene fuerte es así, sobre todo por la cantidad ingente de chocolate que llevan en total. Son especialmente aptas para adictos al chocolate, como es mi caso.
Como dije antes, encontré el video del pograma de Nigella en Youtube y la verdad es que me encantó, así que busqué la receta en su web y la adapté a mi Thermomix, aquí está el resultado:
Totally Chocolate Chocolate Chip Cookies
Fuente: Nigella Lawson ('Nigella Express')
Ingredientes:
125 gr de chocolate negro
150 gr de harina
30 gr de cacao puro en polvo
1 cdta de bicarbonato
1/2 cdta de sal
125 gr de mantequilla (a tª ambiente)
75 gr de azúcar moreno
50 gr de azúcar
1 cdta de extracto de vainilla
1 huevo
350 gr de pepitas de chocolate
Preparación:
Precalentar el horno a 160º.
Fundir el chocolate al baño maría o en el microondas y reservar.
Tamizar la harina, bicarbonato, sal y cacao en polvo en un bol y reservar.
Poner en el vaso de la Thermomix la mantequilla junto con los dos tipos de azúcar y trabajar en V4 durante 3 minutos; sin parar la máquina, añadir el chocolate que ya estará templado. Una vez esté completamente incorporado el chocolate, se añade la esencia de vainilla y el huevo (frio, de la nevera) y se continúa trabajando la mezcla hasta que se vea que está incoporado.
Bajar la velocidad de la thermomix a V3 e ir añadiendo poco a poco los ingredientes secos que se tamizaron antes. rabajaar astq que se hayan incorporado por completo pero sin excederse en el tiempo de batido.
Una vez hecha la masa, se añaden las pepitas de chocolate y se mezclan a mano con la espatula, para evitar batir demasiado la masa y que las cuchillas rompan las pepitas.
Para hornearlas se coge un poco de masa con dos cucharas (o bien con una cuchara de hacer bolas de helado) y se deposita en la bandeja que se vaya a usar.
Introducir en el horno y hornear unos 12 minutos o hasta que se vea que está hechas (en el caso de estas galletas no vale la prueba del dorado de los bordes... son completamente negras!!!)
Este es el resultado; la verdad es que tienen una pinta algo sospechosa, pero estan de muerte!!!


Crema de Cebolla

Pues si, otra cremita... es que están de vicio, creo que soy cremadicta.

Esta receta está un pelín tuneada de la original del blog "Las delicias de los santos", pues como todo pasa por muchas manos y a cada uno se le ocurre una idea. Yo la encontré en el blog de Alicia y al final también le di mi pequeño cambio.


Crema de Cebolla
Ingredientes:
40 gr de aceite
180 gr de cebollas
600 gr de agua
80 gr de pan
1 pastilla de caldo de verduras
3 quesitos light

Preparación:
Calentamos el aceite en el vaso 2 min Varoma V2; cuando esté añadimos la cebolla, la picamos
3 seg V5 y programamos 8 min varoma V1.
Una vez finalizado el tiempo se añade el pan cortado en rodajas, la pastilla de caldo y el agua y programamos 12 min Varoma V1.
Cuando acabe el tiempo programado, ponemos la thermomix en V2 y vamos añadiendo los quesito hasta que de deshagan (unos 40 seg).
Para finalizar pasamos bien la crema a velocidad progresiva 5-10 durante uns 20 segundos o hasta que consigamos la textura deseada.

Para servirlo he utilizado '5 pimientas' recién molidas y cebolla frita seca (que compré en Ikea y que es genial tanto para decorar como para ensaladas, cremas...)



Muchas veces me doy cuenta de que lo más sencillo del mundo, por simple que parezca, es capáz de reconfortarte tanto o mas que lo que te lleva horas de trabajo, haciendo que merezca la pena repetirlo una y otra vez.

MSC de Café

El Madeira Sponge Cake (MSC, Bizcocho Esponjoso de Madeira) es el bizcocho que se suele usar para tornear y para decorar con fondant, ya que es firme y al mismo tiempo jugoso y facilmente torneable sin que se desmorone a la primera de cambio.
Esta receta la he cogido el blog de Morgana, especialista donde las haya en tartas decoradas y, aunque yo no lo utlicé para tornearlo, me gustó bastante el resultado.
No es la receta original del MSC, por lo que ella lo denomina Morgana Sponge Cake (al final es MSC también, pero es como mas personal). Las cantidades son facilísimas, y se pueden aumentar facilmente sin tener que andar de cabeza con los pesos. El ejemplo mas básico es utilizando un huevo, así las cantidades serían:
1 huevo
50 g de mantequilla (también se puede usar margarina)
50 g de azúcar
50 g de harina con levadura (se puede calcular la cantidad de levadura correspondiente a esta cantidad de harina según indique el paquete del fabricante de levadura o puedes usar harina con levadura incorporanda, conocida como harina leudante, como la de la marca “Bizcochona”)
25 g de harina de repostería (de ella depende la firmeza del bizcocho, si ella es igual de esponjoso pero menos elástico, por lo que si el bizcocho va a ser la base de una tarta decorada, se aconseja usar esta harina, en caso contrario se puede prescindir de ella)
Para darle algún sabor se pueden añadir unas gotas de esencia, ralladura de limón o naranja, azucar vainillado, canela, o como en este caso, café (2 cdta por huevo)... en fin, hasta donde la imaginación quiera llegar.
Es muy importante que los ingredientes estén a temperatura ambiente

Este es un bizcocho que requiere bastante tiempo de horneado, dependiendo por supuesto del tamaño tardará mas o menos, pero el caso es que es bastante lento. A la hora de hacerlo hay que tenerlo siempre en cuenta y, como siempre que se hornea un bizcocho, no abrir nunca la puerta del horno hasta que hayan pasado como mínimo 20-25 minutos desde que se comenzó a hornear. Una vez pasado este tiempo, cuando ya haya dejado de subir y el aspecto sea firme, se puede abrir la puerta para pincharlo con un tester (o un palilllo); si al pinchar en la parte central sale limpio, está hecho.
Es importante el enfriado (en toda la repostería lo es, para que engañarnos), cuando se saca del horno hay que dejarlo enfriar en el mismo molde (si lo desmoldaramos se nos rompería).
Para conservarlo, lo mejor es envolverlo bien con papel film o aluminio. Si se va a usar para modelar, es mejor que repose un dia entero antes de usarlo.
Por otra parte es un bizcocho que se puede congelar estupendamente y, tanto para darle forma como para consumirlo está perfecto tras la descongelación.
Madre mia, como me enrollo; ahí va la receta...MSC DE CAFÉ

Ingredientes
3 huevos
150 gr de azúcar
150 gr de mantequilla
150 gr de harina leudante
Preparación:
Precalentar el horno a 160º
Tamizar los ingredientes secos y resevar.
Echar en el vaso de la Thermomix la mantequilla y el azucar y programar 10 min V4. Una vez transcurrido el tiempo volver a poner en V4-5 e ir añadiendo los huevos uno a uno por el bocal, sin parar de batir.
Una vez incorporados todos los huevos mantenemos la vlocidad y vamos añadiendo la harina tamizada a cucahradas hasta que esté toda incorporada.
Preparamos el molde elegido, untamos mantequilla y echamos la masa.
Horneamos 40 min a 160º


Otro platito salado! Esta tarta no la he hecho ahora, la hice en verano, aprovechando el auge de la cosecha de tomates de mi padre... como se echan de menos ahora que van escaseando!
Tomé la idea del Blog de Canelona y la tunee un poquito, Ana también tiene una de este estilo que tengo en mente probar pues el resultado de ésta no está mal, pero creo que se puede mejorar.
Tarta Templada de Queso y Tomate
Ingredientes:
Para la masa Quebrada (pasta brisa, pâte briseé):
200 gramos de harina de repostería
100 gramos de mantequilla
1 huevo
5 gramos de sal (una cdta)
una pizca de azúcar
Para el relleno:
1 Kg de tomates (la cantidad exacta depende de lo que admita el molde)
3 huevos
1 yogur natural
300 gr de quesos variados
Sal, orégano, pimienta negra, nuez moscada
Preparación:
Primero se prepara la masa quebrada, que nos llevará porquísimo tiempo, pero es importante tener muy en cuenta que debe ser así, es decir, es una masa que apenas se debe trabajar para asegurar la consistencia adecuada.
Otra cosa importante es que la mantequilla y el huevo han de estar frios, recien salidos del frigorífico.
Ponemos en el vaso los ingredientes en este orden: harina, mantequilla (fria y cortada en dados),
huevo, sal y azucar; programamos 15 seg. V4.
Cuando termne el tiempo retiramos la masa del vaso y, sin manosearla demasido, formamos una bola que envolvemos en papel film y guardamos en la nevera, dejandola reposar una hora para que tome consistencia.
El relleno tarda poco en prepararse, por lo que podemos esperar hasta que demos el primer horneado a la base, pero lo que si podemos hacer es cortar los tomates en rodajas finas y los dejamos escurrir encima de un papel de cocina para que suelten el exceso de agua que puedan tener.
Precalentamos el horno a 180º, sacamos la pasta quebrada del frigorífico y estiramos con un rodillo (es importante hacerlo de forma lenta para que no coja temperatura y pierda consistencia). A continuación untamos el molde con mantequilla y colocamos la masa quebrada sobre él ajustándolo bien a las paredes. Retiramos el excedente de masa y pinchamos la base con un tenedor.
Horneamos hasta que comience a dorarse, momento en el cual retiramos del horno y comenzamos a poner el relleno.
Ponemos en primer lugar los tomates, salpimentamos y ponemos orégano y nuez moscada al gusto.
Añadimos parte de la mezcla de quesos, batimos ligeramente los huevos con el yogur y lo añadimos a lo anterior. Por último cubrimos con el resto de la mezcla de quesos.
Introducimos en el horno precalentado a 200º durante aproximadamente 15 min calor arriba y abajo (hasta que veamos que está doradito) y terminamos con 5 min con calor solo abajo.




Pues si, casi acabo de llegar y ya me estoy metiendo hasta el cuello en estos berenjenales... y eso que no me conoce nadie, porque nadie ha visitado nunca mi blog... bueno, el caso es que me hacía muchísima ilusión participar y ya está hecho.
Este año además hay hasta logo!, es genial, lo ha hecho de forma desinteresada Eva (recomiendo su Blog, blau* es estupendo, tiene mucho gusto); desde aquí quiero dar las gracias a Ana por organizar el evento este año, a Bea por tener la idea el año pasado y, por supuesto a Eva por ofrecernos este logo tan chulo. Espero qe todo salga genial y nos ilusione mucho a todos los participantes.

Pues eso, que ya está bien de tanto dulce, que va a parecer un blog exclusivamente de postres. Así pues, la receta que toca es una simple Crema de Calabacín, aunque no tan simple, porque he probado muchas pero ninguna acababa de cnvencerme del todo, así que buscando y tuneando, llegué a ésta, que a mi gusto, es la mejor, pero ya se sabe, para gustos estan los sabores no?.




Crema de Calabacín
Ingredientes:
40 gr de aceite de oliva
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
700 gr de calabacín
700 gr de leche semidesnatada
2 pastillas de caldo de pollo
7 quesitos light
Pimienta al gusto
Preparación:
En el vaso de la Thermomix ponemos el aceite junto con la cebolla y los ajos y programamos 5 min 100º V5.
Finalizado el tiempo añadimos el resto de los ingredientes excepto los quesitos y la pimienta y programamos 20 min 100º V5.
Comprobamos la consistencia y añadimos los quesitos y la pimienta programando esta vez 5 min 90º V5 (en caso de que no esté bien pasado poner V6).
Sencilla, rica, no muy calórica y rápida, además congela y descongela fenomenal.

Chocolate Crinkles

La primera entrada de hoy la dedico a unas deliciosas galletas, también conocidas como Black & Whites (Negro y Blanco); descubrí la receta en 'Joy Of Baking' y, a mi manera, la adapté a la Thermomix (como siempre).
Son crujientes por fuera pero blanditas por dentro... en la textura recuerdan bastante a los Snikerdoodles y tienen una vista realmente curiosa. Son muy muy fáciles de hacer, y con un resultado muy reconfortante... eso si, si no gusta el chocolate no hay nada que hacer, mejor buscar otra receta.

Chocolate Crinkles
(Fuente: Joy Of Baking)

Ingredientes:
55 gr de mantequilla
225 gr de chocolate de postres
100 gr de azúcar
2 huevos
2 cdtas de extracto de vainilla
210 gr de harina
1/4 cdta sal
1/2 cdta de levadura
Azucar Glass

Preparación:
Fundir el chocolate con la mantequilla al baño maría o bien en el microondas y reservar.
En el vaso de la TH, poner los huevos y el azúcar y batir hasta que tengan un tono pálido y doblen el volumen; para ello ponemos la mariposa y programamos unos 4 min V3.
Mientras tanto, fundir el chocolate en el microondas y cuando esté fundido se le añade la mantequilla y se reserva.
Cuando la mezcla de huevos y azúcar esté lista se le añade la vainilla y el chocolate con la mantequilla, mezclándolo todo unos segundos a V4.

Por otra parte se tamizan la harina, la levadura y la sal, añadiéndose a la mezcla anterior de forma lenta y sin trabajar demasiado la masa, solo hasta que se incorpore (se puede hacer a mano con la espátula o bien retirando la mariposa y programando 20 seg V Espiga).

La masa resultante es muy pegajosa y no se puede trabajar, por lo que debe reposar en el frigorífico un par de horas.

Una vez reposada la masa, precalentamos el horno a 160º, hacemos pequeñas bolitas amasando con las manos, las rebozamos en azúcar glas y las colocamos en la bandeja de hornear con una separación entre ellas de unos 3 cm. Horneamos 10 min (veremos que a los 6-7 min se craquelan, de ahí su nombre). Deben estar blanditas en el centro y algo mas firmes en los bordes, pero no duras. Retiramos del horno dejándolas reposar en la misma bandeja unos 2 min y posteriormente las pasamos a una rejilla para que se terminen de enfriar.

Con estas cantidades salen como 50 piezas de tamaño pequeño.
Se conservan estupendamente 4 - 5 días en un recipiente hermético.
Altamente aconsejables para amantes del chocolate!!!



Arroz con Leche de Coco

Bueno, pues aquí estoy con una receta que está inspirada en una que hizo Ana hace tiempo y que desde entonces lleva dando vueltas por la carpeta de recetas pendientes... pues bien, a mi manera la he tuneado un pelín, ya que era para celebrar el santo de mi padre (le encanta el coco) y no quería aventurarme a mezclar demasiados sabores sin haberlo probado yo antes porque el es un poco tradicional... es normal. La verdad es que salió muy rico, cremosísimo como a mi me gusta y con ese toque diferente que le da el coco. Mis fotos no son nada espectaculares, de hecho ni siquiera bonitas, pero tengo que confesar que suelo cocinar en la tarde-noche y suelo tener pequeños problemillas de luz; aparte, no tengo una cámara maravillosa, es normalita pero a mi me hace el serrvicio estupendamente.

Al final siempre me lio, Ana, gracias por la idea.


ARROZ CON LECHE DE COCO

Ingredientes:
1 l. de leche semidesnatada
400 ml de leche de coco
200 gr de arroz
90 gr de azúcar blanco
70 gr de azucar moreno
Piel de un limón
30 gr de coco rallado

Preparación:
Poner la mariposa en las cuchillas y echar en el vaso la leche (mejor a temperatura ambiente), la leche de coco, la piel de limón (solo la parte amarilla) y el arroz; programar 40 min. 90º V 1.

Pasado este tiempo agregar los azúcares y l coco rallado y programar 10 min. 90º V1.

*Queda bastante cremoso y compacto, para que quede mas caldoso se puede disminuir en 5 min. cada uno de los pasos, o bien añadir unos 300 gr de leche

Flan de Café

Esta receta no puede ser mas sencilla ni mas rica, para mi es... perfecta!. No hay ni que decir que me encanta el café, pero aparte de eso, está comprobado que no hacce falta que te guste para disfrutar plenamente de este riquísimo flan, de hecho, Fernando no es especialmente cafetero y no ve el momento de parar de comer cuando lo hago.
En una de esas recetas que tengo hace muchísimo tiempo y que se que saqué de internet, pero no se a ciencia cierta de quién fué la idea original, porque hoy por hoy sigue rondando por los foros y las páginas que visito asiduamente pero sin origen conocido y demostrado. También he de decir que hay gente que asegura que no se consigue el efecto de dos capas si no se utilizan unas marcas determinadas de nata y flan, pero yo aseguro que uso todo de marca Hacendado y a mi me sale como se ve aquí... misterios de la cocina.



FLAN DE CAFÉ

Ingredientes:
5oo ml de nata para montar
5oo ml de café
2 sobres de preparado para hacer flan (en total 8 raciones)

Preparación:
Echar en el vaso de la Thermomix la nata, excepto una taza, que utilizaremos después) y programar 7’ 100º V3.
Disolver en la taza de nata el preparado de flan, añadirlo al resto de nata cuando ésta esté caliente, y esperar que finalice el tiempo; después añadir el café y remover sin temperatura hasta que se incorporen los dos líquidos.
Verter en el molde escogido y enfriar en la nevera, mejor de un dia para otro.


Hoy Cocina Fer!!!

Para mi segunda entrada prometí a mi marido que pondría su primera experiencia repostera... y vaya éxito de experiencia!
Entre los dos decidimos que hiciera algo facilito pero que, a la vez, no hubiera hecho yo nunca, así que nos decidimos por estos deliciosos Snickerdoodles a los que ya habíamos echado el ojo en el maravilloso blog de Bea.



Son facilísimos de preparar, muy rápidos y, lo mas importante, están riquísimos. La verdad es que son muy extraños a la hora de definirlos, porque no tienen textura de galleta, pero si, ni tampoco textura de bizcocho, pero si también... el caso es que están de auténtico vicio.
Es una receta que podría pasar por americana, pero en realidad parece que los orígenes podrían estar en Europa, así que no está demasiado claro.
SNICKERDOODLES
(Fuente: Bea, 'Bake' Rachel Allen)
Ingredientes:
125gr de mantequilla (Tª ambiente)
110 gr de azúcar
1 huevo
1 cdta de extracto de vainilla
250 gr de harina
1/2 cdta de nuez moscada
3/4 cdta de levadura en polvo
1 pizca de sal
Para el 'rebozado':
2 cdas de azucar
1 cdta de canela
Preparación: (en Thermomix, aún no tenemos KitchenAid...snif!)
Precalentar el horno 160º
Echar en el vaso la mantequilla y el azucar y trabajar en V4 hasta que blanqueen (3' aprox).
Mientras tanto, tamizar el resto de ingredientes secos (harina, sal y nuez moscada) en un bol y reservar.
Cuando la mezcla de mantequilla y azúcar esté blanquita y con consistencia suave, bajar a velocidad a V2.5 y añadir el huevo lentamente por el bocal. Cuando esté completamente integrado añadimos el extracto de vainilla y dejamos unos segundos mas a la misma velocidad.
Subir a V3.5 e ir añadiendo la harina poco a poco y trabajar hasta que la masa se despegue de las paredes del vaso, momento en el cual tendremos preparada la masa de nuestras galletas de nombre casi impronunciable.
En un bol pequeño mezclamos el azúcar y la canela que vamos a utilizar para rebozar.
Cojemos pequeños pedacitos de masa y les damos forma de bola con las manos (del tamaño de una nuez pequeña, aunque esto es cuestión de gustos), después los pasamos por el bol de azúcar y canela y los colocamos directamente en la bandeja de hornear; una vez allí los aplastamos ligeramente (si no queremos mancharnos lo podemos hacer con la base de un vaso). No crecen demasiado, pero siempre es bueno dejar un espacio entre ellos de unos 3 cm.
Introducimos la bandeja en el horno y horneamos 10' o hasta que comprobemos que los bordes están un pelín duritos.
Una vez fuera del horno dejar reposar un par de minutos en la bandeja después pasarlos a una rejilla hasta que se enfríen.
Perfuman toda la casa de un agradabilísimo (siempre que te guste) aroma a canela; y como decía mi abuela... "si bien huele, mejor sabrá", así que imagina el resultado...



Comenzando...

Por fin!!! Hace meses que empezó a tomar cuerpo en mi mente este proyecto, pero entre unas cosas y otras, entre ellas los problemas de salud y la novedad de todo esto para mi (Fernando, mi marido, diría que soy demasiado especialita y que me gusta todo demasiado perfecto; cuestión de gusto), el caso es que aquí está, esta es mi primera entrada publicada oficialmente (y que no borraré en unos minutos).

Para la inauguración he escogido una tarta de melocotón que hicimos Fernando y yo ayer, después de que mi padre apareciera en mi casa con una caja llena de melocotones y nos echáramos las manos a la cabeza porque ya no tenemos mas botes de conserva para hacer mermelada (esto de tener huerta está genial, pero nos da unos veranos de trabajo alucinantes, sobre todo a mi madre); así que había que buscar alguna otra opción, y no era especialmente fácil, ya que en casa no nos suele gustar demasiado la fruta cocinada, como digo yo; así que decidimos experimentar con algo americano, que, dicho sea de paso, nos encanta!.

Generalmente estamos acostumbrados a ver en el cine esas tartas de manzana (Apple Pie) humeantes que se ponen a enfriar en el alféizar de la ventana, que hacen la boca agua a casi todo el mundo y que son uno de los símbolos norteamericanos por excelencia... pues bien, este Pie no es tan cinematográfico pero en esencia es practicamente lo mismo, pero cambiando el ingrediente principal.


Bueno, al lio, que si no esto mas que un blog de cocina va a parecer uno de relatos...


AMERICAN PEACH PIE o PIE DE MELOCOTÓN
(Fuente: Joy of Baking)

Ingredientes:
Para la base (Short Crust Pastry, Pate Brisee):
350 gr de Harina
30 gr de Azucar
1 cdta de sal
230 gr de mantequilla (muy fría y cortada en cubos)
100 ml de agua muy fria (esta cantidad puede variar, en la receta original dice 60-120ml)

Para el relleno:
1 Kg de melocotones maduros, pelados y deshuesados.
50 gr de azucar
35 gr de maizena
3 cdtas de zumo de limón
1o gr de mantequilla (cortada en pequeños trocitos)

Preparación:
En primer lugar debemos elegir el recipiente que vamos a utilizar; en este caso yo usé un molde especial para Pie, de Pírex, ya que en las preparaciones que llevan fruta se suele aconsejar el uso de cristal, porque no se estropea con los ácidos que desprende la fruta cocinada.
Una vez hecho esto, nos ponemos a preparar la base. Para ello yo uso la Thermomix, pero en ningún caso es imprescindible, yo solo pongo la forma en que la preparamos en casa.

Se ponen en vaso la harina, la sal y el azucar y se mezclan bien (unos segundos a V4), después se añade la mantequilla (muy importante que esté muy fria) cortada en dados y programamos 10' V6. En este punto la masa debe quedar completamente grumosa. Volvemoa a poner la Th en funcionamiento en V6 y añadimos el agua (muy muy fria!) mientras observamos por el bocal hasta que la masa se despegue de las paredes (mas o menos 30''). Sacamos la masa del vaso y la dividimos en dos mitades que estiraremos hasta formar un círculo y envolveremos con un film de plástico para dejar reposar en la nevera al menos una hora.

Hecho esto vamos con el relleno; cortamos los melocotones en trozos mas o menos del tamaño de gajos de naranja y los ponemos en un bol. Añadimos el resto de ingredientes y mezclamos bien. Tapamos el bol con film de plástico y dejamos macerar a Tª ambiente un mínimo de 30'.

Una vez pasado el tiempo de reposo nos disponemos a montar el Pie. Precalentar el horno, en mi caso a 180º, aunque en la receta original es a 205º, pero cada persona conoce su horno y sabe que cada horno es un mundo, así que yo dejo lo que pone en la original para que sirva de orientación.

Sacamos la primera mitad de masa de la nevera y la estiramos con el rodillo del centro hacia el exterior hasta conseguir un círculo que sea lo suficientemente grande para forrar el molde y que sobren unos 2 cm al menos para poder cerrar el Pie. Cuando lo tengamos hecho, metemos el molde en la nevera y sacamos la otra mitad de la masa (que será la tapa del Pie), para trabajarla de la misma forma que la anterior; cuando la tengamos preparada sacamos la base de la nevera y echamos dentro el melocotón macerado, repartiendolo uniformemente. Una vez hecho esto, nos disponemos a taparlo, humedeciendo con agua los extremos de la masa de la base para que se puedan pegar con un poco de presión realizada con los dedos a modo de pinza. Cuando lo tengamos tapado, antes de meterlo al horno debemos hacer unos pequeños cortes en la superficie, para que pueda 'respirar' el relleno al cocerse y no se nos rompa de forma indeseada por algún sitio. También es recomendable realizar un orificio algo mayor en el centro a modo de chimenea, con el mismo propósito. Como toque final, pincelamos toda la superficie con leche y espolvoreamos con azucar.

Ya lo tenemos preparado para meterlo al horno, que ya tendrá la temperatura programada. En mi caso necesitó 1 hora de horneado, eso si, pasados 20' tuve que cubrirlo con papel de hornear porque se me estaba dorando demasiado. En los últimos 10' de horneado retiré el papel y bajé la bandeja del horno dos raíles, para evitar que se quedara blandita en la base... y ya está!... bueno no, antes de probarlo hay que dejar que repose al menos una horita; ahora si, este es el resultado...

Está realmente delicioso, a pesar de tener el relleno de fruta no es excesivamente dulce ni empalagoso, la verdad es que nos alegramos de haber probado esta receta, altamente recomendabley, aunque la explicación sea larga es realmente fácil de hacer... este es el corte, a que apetece?



Entradas más recientes Página principal

Fotitos